viernes, 10 de noviembre de 2017

SOL DE LA TOSCANA

Me despierto y veo montes,
verdes montes de escaleras al cielo,
chimeneas de recuerdos con el humo de ayer.

El mar es una línea al final de la ciudad,
el espejo del sol cada mañana.
Los tejados hacen festival de luces y sombras
y el aire huele a vida y juventud.

Hay un ángel que me guarda tras la ventana
con ojos de mármol fríos y tristes,
dice que me ha visto llorar.

Tengo arena en los bolsillos,
arena de las playas del dolor
y el amor es una ola que las baña y las deshace.

Las noches son más frías
y el calor
se esparce por el viento con olor a albahaca.
Este lugar que me abraza y me abandona
me abriga de lluvia y de palabras infinitas
de esas que nunca me atreví a escribir.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

RITUAL A OSCURAS
"... yo escribía palabras
sobre todo tu cuerpo."
- José Ángel Valente
Le besaba la espalda en la madrugada,
cómo olvidar todo aquel jardín.
Los lunares le hacían una noche estrellada
en su piel morena
y bañada de mí
se llevaban las olas de su pelo
todo el hastío de vivir.

Me buscaba las pestañas con el dedo,
yo apoyaba mi sentir en su nariz.

Me besaba, me besaba, me besaba
los ojos, el miedo a no dormir,
cicatriz que cerraba con los brazos,
que al abrir,
descubrían las oscuras golondrinas
que en su pecho se negaron a partir.

Me acunaba al calor de su clavícula
como un pétalo que encierra la ternura
y se abre con el sol cuando amanece
derramando su fragancia de caricia.

Sólo entonces
yo buscaba su boca con los labios
y apoyaba su sentir en mi nariz.

martes, 24 de octubre de 2017

NANA
"Oh mother, oh mother don't look down
cause your children, your children will soon be found"
- Peter Bradley Adams.
Oh, madre,
no mires abajo.

No me encuentro en el foso del recuerdo.

Oh madre,
las sirenas me desatan del mástil,
ya no queda nada en este barco
para mí, para nadie.

No siento el aire,
el mar ha claudicado,
oh, madre, no me busques abajo,
es tan profundo el pozo de la pena.

Siento tanto miedo
de perderme, de perderlo,
este hueco que lo guarda
se escapa de mi cuerpo,
no puedo retenerlo.
Este amor que se apelmaza
no cabe ya en los brazos.
Oh madre,
protégeme de estas sombras,
abrázame,
soy la misma niña perdida que lloraba en la estación,
en el árbol junto al pájaro,
en las noches de lluvia y rosas.

Oh madre,
no mires abajo,
allí sólo está mi herida.

Oh madre,
me duele el silencio,
este mundo no es para mí.

domingo, 22 de octubre de 2017

CARTA MANCHADA DE AÑIL

Tú me escribes una carta desde el mar, en silencio
Yo te escribo este poema desde un bar.

En las calles pasea tu recuerdo,
Tus ojos marrones me buscan
y yo siempre los encuentro.
Me miras desde el fondo de todos los ojos.
Te escribo desde el fondo de todos los versos.

Te busco en los besos de los transeúntes
que unen sus manos en estaciones de tren
con los ojos al borde de un ataque de amores.
Te busco en la pálida caricia del sol,
con el que no he vuelto a vestirme la piel.

Transito lugares en los que nunca has estado
y guardas el mundo en todos tus lunares
y guardas del mundo todos sus colores
en tu pelo garzo y cautivo de cielo.

Te llevo, oh caricia,
mis palabras en el aire
para que así siempre te encuentren.

jueves, 21 de septiembre de 2017

DESATINO NOCTURNO

No me perdones.
No justifiques mi egoísmo de vivir,
ni dejes que mi pena sea una razón.

Enciérrame aquí,
será mejor.
No dejes que entre la luz del sol entre las grietas;
cúbrelas con olvido, séllalas con silencio,
que no me alcancen la piel.

No me dejes soñar jamás,
que en mis alas nunca vuelva a entrar el aire.
Recógeme las palabras y asesínalas,
no son de nadie.

Apaga la luz.
Sal de aquí.
Todo ha acabado.

lunes, 18 de septiembre de 2017

SALVADLA

Si ella se va
no habrá espacio donde guardar tanto dolor,
mis ojos serán pozos negros en los que caeré
y no encontraré más que oscuridad.

Si ella se va
flores marchitas adornarán mi jardín
y aquellos días en los que reí
serán sólo una fotografía amarillenta,
un deseo transparente.

Y si ella se va
las pesadillas cegarán mi fe
y cuando duerma, serán papel
aquellos sueños que levantaban mi casa
y de cartón
se volverá mi baluarte de palabras,
cuando llueva
no será más que tinta derramada.

Pero si ella se va
y se convierte en otro cuento de monstruos
no sentiré ya nada al ver
que miles de almas la guardan.
Se perderá
en cada despedida que haya en mis manos,
que ya no alcanzarán a tocarla
en caricias de algún futuro.

Si ella se va
no será más…
… la esperanza.

domingo, 17 de septiembre de 2017

PIEL MUERTA

Es soledad
el traqueteo de maletas en el aeropuerto
el cigarro del que espera en la estación
la pluma entre los dedos derramándose
el silencio de las madrugadas
la cama llena de ausencias
la vida entre los hombres

No es soledad
las manos que se buscan bajo el cielo gris de otoño
los labios que se encuentran tras haberse añorado
las cartas de papel, los mensajes a medianoche
los cuerpos que se abrazan en cualquier oscuridad
los viernes de risas y albedrío
la vida entre los hombres

Pero yo siento soledad en todas partes
en mis palabras que ya no dicen nada
en las lágrimas que llueven sobre el papel en blanco
en las canciones que ya no tienen voz
en las voces que ya no arrastran la risa
en los versos de este poema
en la vida entre los hombres
y conmigo.