jueves, 21 de septiembre de 2017

DESATINO NOCTURNO

No me perdones.
No justifiques mi egoísmo de vivir,
ni dejes que mi pena sea una razón.

Enciérrame aquí,
será mejor.
No dejes que entre la luz del sol entre las grietas;
cúbrelas con olvido, séllalas con silencio,
que no me alcancen la piel.

No me dejes soñar jamás,
que en mis alas nunca vuelva a entrar el aire.
Recógeme las palabras y asesínalas,
no son de nadie.

Apaga la luz.
Sal de aquí.
Todo ha acabado.

lunes, 18 de septiembre de 2017

SALVADLA

Si ella se va
no habrá espacio donde guardar tanto dolor,
mis ojos serán pozos negros en los que caeré
y no encontraré más que oscuridad.

Si ella se va
flores marchitas adornarán mi jardín
y aquellos días en los que reí
serán sólo una fotografía amarillenta,
un deseo transparente.

Y si ella se va
las pesadillas cegarán mi fe
y cuando duerma, serán papel
aquellos sueños que levantaban mi casa
y de cartón
se volverá mi baluarte de palabras,
cuando llueva
no será más que tinta derramada.

Pero si ella se va
y se convierte en otro cuento de monstruos
no sentiré ya nada al ver
que miles de almas la guardan.
Se perderá
en cada despedida que haya en mis manos,
que ya no alcanzarán a tocarla
en caricias de algún futuro.

Si ella se va
no será más…
… la esperanza.

domingo, 17 de septiembre de 2017

PIEL MUERTA

Es soledad
el traqueteo de maletas en el aeropuerto
el cigarro del que espera en la estación
la pluma entre los dedos derramándose
el silencio de las madrugadas
la cama llena de ausencias
la vida entre los hombres

No es soledad
las manos que se buscan bajo el cielo gris de otoño
los labios que se encuentran tras haberse añorado
las cartas de papel, los mensajes a medianoche
los cuerpos que se abrazan en cualquier oscuridad
los viernes de risas y albedrío
la vida entre los hombres

Pero yo siento soledad en todas partes
en mis palabras que ya no dicen nada
en las lágrimas que llueven sobre el papel en blanco
en las canciones que ya no tienen voz
en las voces que ya no arrastran la risa
en los versos de este poema
en la vida entre los hombres
y conmigo.

sábado, 26 de agosto de 2017

SOLEÁ

Ay, por el agua del río  
bajaba la luna blanca
bañándose en el rocío.
                                                 
Las flores se le acercaron
y en los cabellos del alba
a una mujer engendraron.

Gitana de ojos de gata,    
tu pelo es la noche oscura,
tus labios, versos de plata.    

Por la mañana, al despertar
lució la Torre la Vela
para poder verla bailar.

La nieve en Sierra Nevada
bajó el escarpado cielo
bañando toda Granada.

Gitana de ojos de gata,    
tu pelo es la noche oscura,
tus labios, versos de plata.

Su cuerpo, al tocar el agua,
vino cantándome lento
como la luna a la fragua.

Me enmudeció con su canción
y al deshacerme en sus brazos
se delató mi corazón.

Gitana de ojos de gata,    
tu pelo es la noche oscura,
tus labios, versos de plata.

Las frías corrientes del mar
consigo se la llevaron
y la Alhambra, rompió a llorar.

¡Ay, por las estrellas te irás!
dije escribiendo en su espalda...
La gitana no volvió más.

Gitana de ojos de gata,    
tu pelo es la noche oscura,
tus labios, versos de plata.

Ay, por el agua del río
lloraba la luna blanca
buscándola en el rocío.

lunes, 14 de agosto de 2017

HUÉSPED

Una mujer me habita todo el cuerpo.   
Vive en mi pupila. Pasea mis pestañas.
Se descuelga de mi nariz,
duerme en mis labios.
Se desliza en mi cuello como soplo de aire
y aterriza en mi clavícula como una pluma suave. 
Inventa un lenguaje en mi pecho desierto
y lo agujerea de palabras que siembra en la piel.
Baja, paso a paso, mis costillas hasta el vientre
donde baila y se deshace como papel en el agua.

En mis manos, lava su pelo de noche
y con mis dedos seca su infinita desnudez.

Se descalza en mis caderas
y corre por mis muslos, dejándose llevar
por el viento que gime en la cumbre de mis rodillas.
Se lanza al abismo de mi pierna
y el mar de mis tobillos, la recoge con dulzura.

Después se abraza a mis pies
y sueña en mis caireles, donde todo lo ocupa...


Y vuelta a empezar.

jueves, 10 de agosto de 2017

ANDRÓMEDA

Inútilmente abrazo las estrellas
como buscando así, un calor que ya no existe
en mi cuerpo deshabitado.

Mis manos, que hasta entonces habían estado vacías,
sintieron la ausencia de plenitud
cuando tocaron tu pelo
y se llenó mi piel de semillas
que sembraron de amor mi cuerpo,

ahora, que se desmembran
y buscan ternura en un hueco
donde no alcanza a pasar la luz,
pero bombea dolor a mis brazos
y deseos de huida...

Ahora, que me despierto
y sólo encuentro desorden en la almohada
y restos de sueños secos que coagularon en algún olvido
de esos a los que nunca me supe enfrentar...

Ahora, que las palabras son un colchón de dudas
que se clavan en mi pecho hasta teñirlo de un dolor
que sigue regando las flores que plantaste,
inmarcesibles a mi prematura ausencia...

me dejo llevar por el agua
y que mis manos se arruguen de frío.
Y que el reflejo de la luna me entierre entre mi piel
y me catasterice hasta brillar en un cielo
donde siempre pueda encontrarme...

y donde siempre puedas encontrarme tú.

domingo, 6 de agosto de 2017

POEMA FRÍO

Al mar lo forman mis noches de seda
si lloro al aire las horas sin ti.
El viento es un arma blanca de manos
que oprime mi cuello al llegar el alba.

La cama es un lecho de cruces de piedra
que nunca contestan mis dudas de miedo.

Es de noche
y hace mucha soledad.