sábado, 10 de mayo de 2014

CUANDO LA NOCHE DUERME

No se ha sentado esta noche en la silla de la esquina

el aura de la luna al despertar

y corriendo en círculos, el planeta Tierra

se ha cansado de girar.

Y el Sol ha llorado junto a las estrellas

las cenizas de esta ruina..

y ha cesado de brillar.

Hasta al mar ha llegado mi utopía,

mi mundo de papel,

mi pincel desenfrenado

en las heridas de mi piel.

Y al paso de los días,

de las noches sin dormir

ha llegado hasta mi cama

la brisa de la primavera

con mis ganas de vivir.

Se han postrado mis fantasmas

a las puertas de mi teatro

con sus sábanas cubriendo

las voces de mi calma,

los gritos que recuerdo

en la memoria de mi alma.

Se han cansado de caer

las lágrimas desordenadas

que escapaban sin quererlo,

que no decían nada,

que en mirada de tus ojos

llovía sobre calles mojadas.


Y las horas se han dormido en el regazo de tus manos

avisando que jamás despertarán

las luces de la ciudad.

Que no me volverán a atrapar

los brazos de la oscuridad.


Que el aura de la luna
en esa silla
de la esquina,
jamás
se volverá a sentar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario