viernes, 15 de julio de 2016

EL SOMBRERO QUE ME VIO LLORAR

Hay un gorro en el armario
que alumbra la oscuridad
y en las noches me oye llorar mientras escribo.

En las calles, las camisas amarillas
son recuerdos dormidos con tu ausencia
que despiertan con color,
y tu forma de andar camina las aceras
en los pies de un hombre
que nunca eres tú.

En tu lado izquierdo del sofá sólo hay vacío,
y vacía se ha quedado una mujer
por la soledad de quien ama.
De quien te ama.
De quien te amó.

Tu sombrero se ha llenado de ceniza
y del polvo de un armario
que guarda el cariño de tus ojos 
que ni el tiempo pudo quitarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario